Τρίτη, 24 Ιανουαρίου 2012

CRISIS ¿QUÉ CRISIS? (VERSIÓN CASTELLANA)







Debo admitir que estos días no estuve muy inspirada. Epoca seca para brujas, poetas 
y escritores. Pero si que tenía muchos sentimientos...y ambiguos.Por suerte, aún los tengo. 
Me considero de las personas que afortunadamente han encontrado su segunda familia después  de la natural.
Me rodeo de personas humanas. Llenas de vida. En griego la etimología de la palabra ser humano (άνθρωπος- ánzropos) que es una palabra compuesta, significa: mirar hacia arriba. 


Ultímamente, me estoy fijando en seres humanos que cuestionan la etimología anterior. Personas miserables, oscuras, con una inclinación corporal hacia adelante, el pecho escondido y sus cabezas hacia abajo. Pequeños cuasimodos pero sobre todo gente con sus bocas cerradas y los cuerpos rígidos. 


En cada momento se habla de la crisis financiera, pero lo que veo realmente es una crisis emocional y existencial, quizás la más fuerte en la historia de la humanidad. Crisis psicológica y crisis de ideas y de valores personales. No hablamos más entre nosotros de forma física. Tenemos miedo del contacto físico. De profundizar. No decimos a las personas que tenemos a nuestro lado que les queremos y si lo hacemos nos cuesta la vida. 
A parte de todo eso, nos dicen ...¡SOPA! La nueva ley contra la piratería en internet...¿¿¿Qué???? ¡Exacto! Justo en el espacio, aunque virtual, donde el ser humano puede expresarse y compartir de forma libre y espontánea sentimientos y pensamientos, sin que la distancia física sea un factor delimitador. Puede viajar mentalmente y llegar a conocer personas y vivenciar experiencias únicas. Sentirse al final parte del organismo global. 


De todos modos, sigo escribiendo, expresándome, compartiendo virtualmente, pero sobre todo físicamente mis emociones con las personas que tengo en mi vida. Sigo diciéndoles cuanto les quiero. Nada y nadie es por dado. 


Sin duda, los hechos cambian sólo mirando hacia arriba pero también a nuestro lado. Seguro no hacia abajo ni en nuestros bolsillos, a no ser que hayamos perdido algo.


Este año va a ser distinto. No sé si llega el fin del mundo, pero el fin del submundo éste ya se está empezando. Y así cierro , porque creo que la escatología y los textos pesimistas nos sobran.


Que respiremos pocos minutos cada día tranquilamente, mirando hacia el cielo, dando las gracias a nuestros mismos, por estar un día más. No es dificil y ayuda.